Una familia cada vez más grande

La llegada de un gatito cambia todo en tu hogar y requiere colaboración diaria de "sus dueños".

El nuevo y pequeño amigo sólo crecerá sano y feliz si se lo acompaña en sus necesidades de adecuada alimentación, aseo, cuidados de salud y hasta de educación.

Aquí te damos los primeros consejos para su cuidado y bienestar.

Puede ser un pequeño colchón, algo similar a una cuna (hay muchas opciones en el mercado) o una simple caja de cartón con una manta. Lo fundamental es que su primer refugio sea blando; más adelante el gatito elegirá por sí mismo dónde dormir.

Debe estar alejada del lugar donde come y bebe. En ella se colocarán las piedritas sanitarias que se consiguen en veterinarias y supermercados. Los gatos son extremadamente pulcros y aprenden a usar su "baño particular" muy pronto, pero hay que cambiar las piedritas con frecuencia para evitar el mal olor.

Su camita

La bandeja sanitaria

Cuidemos su alimentación

Luego de ser destetados correctamente (alrededor de la semana 8 de vida) pueden pasar a una dieta de alimentos sólidos, que incluya los nutrientes esenciales para esta etapa.

Elige un alimento balanceado como Beriscat®, así no hara falta reforzarles la dieta con complementos, dado que contiene todos los nutrientes que tu gatito necesita para crecer sano y fuerte.

Para alimento y para agua: no es bueno destinar para ello la vajilla que se utiliza en casa. Lo ideal son recipientes involcables para mascotas. Además conviene que ambos recipientes estén separados, ya que si algo del alimento cae al agua, optará por no beberla. ¡Son muy puntillosos!

Hay productos comerciales fabricados con distintas formas y materiales. Pero otra manera de brindarle al gato un elemento donde pueda afilar sus uñas, es un simple tronco de unos 30 cms de altura. Todas son opciones válidas para que no haya destrozos en sillones o telas. ¡Arañar es para ellos una divertida necesidad!

El comedero

Su rascador